CORMEX trabajaba por medio de contrato, por lo que había temporadas de mucho trabajo, así como también otras de muy poco, o nada. 

 CORMEX trabajaba por medio de contrato, por lo que había temporadas de mucho trabajo, así como también otras de muy poco, o nada. A su vez, en México existía ya un mercado establecido dedicado a la importación de cortadoras de varilla, éste mismo comercio decae a consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

 Por lo tanto, el fundador decidió dar un giro al negocio para de esta forma tenerlo siempre activo.  A dicha compañía se le nombro COR-MEX, por cortadoras mexicanas, en la cual existía para la fabricación de las máquinas un taller con un horno de carbón para calentar el fierro. Para cortarlo se hacía con una sierra de vaivén por lo que se realizaban las máquinas de forma manual, lo que implicaba un proceso lento de elaboración.

 Con el paso de los años la empresa fue avanzando junto con la tecnología para así mejorar sus procesos de fabricación, logrando de esta forma aumentar su producción, mejorar su calidad y reducir sus costos.

 Actualmente CORMEX manufactura cizallas, punzonadoras, cortadoras y dobladoras con un alto grado de calidad y desempeño.

Síguenos en Facebook